domingo, 23 de octubre de 2016

Los enviaron a una misión sin pensar en su rescate

 
El rodaje costó nueve millones de dólares de los que
de momento sólo se han recuperado cuatro y medio
 
ANTHROPOID
("OPERACIÓN ANTROPOIDE")
(2016)
 
El 27 de septiembre de 1941 el director de la oficina central de seguridad del Reich, el piloto Reynhard Heydrich, con tan sólo 38 años de edad y cien operaciones militares aéreas a sus espaldas, asumió el cargo de Reichsprotektor de Bohemia y Moravia trasladándose a Praga en sustitución del blando Konstantin von Neurath. Los checos de la resistencia en Londres querían hacer un gesto que demostrara su posición favorable a los aliados y su oposición a la ocupación alemana. El plan consistía en eliminar a este hombre que Hitler definió como un soldado con el corazón de acero.
 
 
Reynhard Heydrich
(Halle del Saale, 1904 - Praga, 1942)
Director de la Gestapo hasta 1939 y arquitecto del holocausto judío
 
La película narra los sucesos con un claro tinte favorable a los checos. Si no, no se explica que saltaran por alto el pago de diez millones de coronas al delator que reveló dónde se escondían los autores del atentado. Se nos muestra que los alemanes ofrecieron la recompensa, pero luego nos muestran que el sujeto en cuestión, Karel Čurda, es torturado para que cuente lo que sabe. Tampoco es fiel a la historia en cuanto no muestra el retraso de media hora que inseperadamente tuvo el Mercedes-Benz 320 descapotable donde iba Heydrich. Se ve a los personajes mirando el reloj, pero no estando a punto de abandonar el plan. Lástima, porque alguien como Alfred Hitchcock hubiera sacado partido de esta demora añadiéndole suspense. El guion también oculta que la población checa estaba prosperando y sintiéndose progresivamente satisfecha con el pleno empleo que la industria de armamento le estaba proporcionando. De lo que se trata, en suma, es de masacrar a los perdedores de la guerra, algo que ya sabíamos desde tiempos de los romanos: “Vae victis!”
 
 
La recreación del atentado es una pequeña joya cinematográfica
 
El mayor logro de este film es el increíble parecido del actor que fugazmente aparece interpretando a Heydrich. Es el portentoso Detlef Bothe. Sólo por esto ya merece la pena verlo. Resulta gratificante comprobar cómo el cine puede hacer revivir la historia. Por lo demás, actores muy hermosos en el rol de los protagonistas —que no eran tan bellos—, y un tratamiento de película de acción en lugar del correspondiente al género bélico. Las imágenes de Praga son impagables: el puente de Carlos, el río Moldava y el castillo que corona la ciudad. Cillian Murphy interpreta a Jozef Gabčík, un héroe de la acción terrorista, con el único inconveniente de que su rostro es más apropiado para encarnar a un ser malvado que a uno benéfico. Jamie Dornan da vida a Jan Kubiš, el moravo que logró arrojar una granada de mano al coche de Heyndrich y a la postre matarlo. Es quien cumple mejor con su trabajo, como si diera clases de dramatización.
 
 
Detlef Bothe
(Brunswick, Alemania, 1965)
Pese a interpretar con 51 años a un hombre joven de 38,
consigue parecer el mismísmo Reinhard Heydrich redivivo
 
Anna Geislerová no consigue conmovernos mucho en su rol de Lenka Fafková a pesar de que la matan. Su rostro refleja una natural antipatía que debió dirigir hacia los nazis y no hacia el público. Toby Jones, con su aspecto de Truman Capote enano por donde quiera que va, consigue proyectar una imagen verídica de lo que debió ser el jefe de una banda checa de partisanos. Charlotte Le Bon, dando vida a la joven Marie Kovárníková, no sólo está creíble, sino que dota de ternura a su personaje. Harry Lloyd construye a un Adolf Opálka,  soldado comprometido con la resistencia, de una manera más que convincente, diríamos que ejemplar.
 
 
Iglesia barroca de los santos Cirilo y Metodio, dos hermanos nacidos en Tesalónica, construida en Praga en 1730 y donde fueron capturados, tras un intenso tiroteo, los autores del arriesgado magnicidio
 
La dirección de Sean Ellis es ortodoxa, clásica, permitiéndose el lujo de jugar con el silencio y la cámara lenta en los trágicos momentos finales, algo en lo que acertó. Corre el riesgo de ralentizar la acción y aburrir a los espectadores, pero unas tijeras en el montaje seguramente le solucionaron la tendencia a dejarnos rendidos en los brazos de Morfeo. La música de Guy Farley y Robin Foster es como la de un buen árbitro en un partido de fútbol: no se nota. Eso sí, las melodías del violín son exquisitas. El peor fallo de este largometraje de dos horas de duración es hacer lo que hacen normalmente todas las películas donde hay disparos: los enemigos aparecen como idiotas que se dejan matar como si fuera un videojuego de marcianos. Lo mejor es la reconstrucción de la época, especialmente el vestuario. De todos modos, creo que es una grata experiencia ver reflejado un capítulo de la historia en el que muere un auténtico carnicero que utilizó la represión de forma abusivamente asesina sobre la gente bajo su jurisdicción.
 
(Reseña escrita por Andrés González Déniz)
 
 
Todavía se conservan los agujeros de las balas en la ventana de la cripta de la iglesia ortodoxa de San Cirilo y San Metodio donde murieron Josef Bublík, Jozef Gabčík, Jan Hrubý, Jan Kubiš, Adolf Opálka, Jaroslav Švarc y Josef Valčík el 18 de junio de 1942 tras una lucha de siete horas que comenzó a las 4:15 de la tarde y en la que los alemanes perdieron a catorce de sus hombres mientras 21 quedaban heridos de una fuerza de choque compuesta por ochocientos soldados regulares

jueves, 20 de octubre de 2016

El príncipe que reinó al norte del Ponto Euxino


 
Anacarsis
(Griego: Ἀνάχαρσις. Latín: Anacharsis)
(Siglo VI a. C.)
Precursor de la escuela filosófica cínica fundada por Antístenes
(Grabado italiano del siglo XVIII basado en una antigua gema tallada)
 
ANACARSIS EL ESCITA
 
Nací en tierras de la Scythia salvaje cuyos guerreros
beben la sangre del enemigo abatido en combate
usando su cráneo como vaso y su piel como traje.
En mi país el águila real encarna al dios del viento
 
y dicen que venimos del Zeus Olímpico y los cimerios.
Consideré a las leyes como telas de araña en las que
los débiles se enredan y los fuertes logran escaparse.
Creo que es necesario sufrir para saber sufrir menos.
 
 
"Placa de oro con forma de ciervo tumbado"
(Túmulo de Kostromskoy, Kubán, siglo VII a. C.)
Arte del misterioso pueblo escita
(Museo del Hermitage en San Petersburgo)
 
La vida da tres clases de fruto: el placer, la embriaguez
y el arrepentimiento por los males y excesos cometidos.
La primera copa es buena para la salud, la segunda
 
por recreo, la tercera avergüenza, y la cuarta vez
que tomamos una perdemos el sentido del equilibrio.
Inventé la rueda del alfar y mejoré el ancla profunda.
 
(Poema escrito por Andrés González Déniz)
 
 
Peine de oro coronado por dos soldados de infantería y un jinete luchando. Aparecen también dos caballos (uno caído) sobre un friso de cinco leones que cumplen el papel de soporte.
(Túmulo de Solokha, cuenca del río Dniéper, siglos V-IV a. C.)
(Museo del Hermitage en San Petersburgo)

martes, 18 de octubre de 2016

Quien rehuyó las opiniones de la muchedumbre

 
Epicuro
(Επίκουρος, Epikouros= aliado, camarada)
(Isla de Samos, 341 a. C. - Atenas, 270 a. C.)
(Busto de mármol que viene a ser una copia romana del
siglo II a. C. basada en un original griego del siglo III a. C.)
(Museo Metropolitano del Arte en Nueva York)
 
EPICURO DE SAMOS
 
Mi padre Neocles fue maestro de escuela y mi madre
Querestrata una pitonisa. Del primero, heredé
el amor por las conversaciones provechosas con los que
venían conmigo al Jardín de Atenas para escucharme.
 
De la segunda, el convencimiento de que era un fraude
porque los dioses, si existen acaso, no tienen por qué
ocuparse de nuestras cosas. Los errores que constaté
en sus forzadas predicciones me lo hicieron demostrable.
 
 
"La escuela de Atenas"
Rafael Sanzio
(Urbino, 1483 - Roma, 1520)
(Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano en Roma)
Epicuro es el sabio que está leyendo un libro en el margen inferior izquierdo, con una toga blanca que cubre sus piernas y siendo observado detrás de su hombro por Zenón de Citio, el fundador del estoicismo
 
No creo en ideas platónicas sino en sensaciones.
La meta del sabio es matar el dolor y vivir el placer,
sabiendo mayor el del ánimo y menor el de la carne.
 
Cuando la muerte está, no estamos: ella no nos conoce
ni debe afectarnos. El deseo desmedido de poder
es pobreza y muchas necesidades son artificiales.
 
La mejor advertencia para sobrevivir entre los hombres
es lathe biosas, pasar inadvertido frente a su sed
de oro y sangre. El ser humano es un avieso salvaje.
 
(Poema escrito por Andrés González Déniz)
 
 
Playa de la isla griega de Samos en el mar Egeo muy cerca de la costa de Anatolia donde Epicuro vivió sus primeros dieciocho años de vida

jueves, 13 de octubre de 2016

Cicatrizando postemas con la risa como fármaco

 
Este largometraje dura 116 minutos
 
HA VUELTO
(ER IST WIEDER DA)
(2015)
 
Excelente comedia que trata de ahuyentar fantasmas del pasado con un Hitler redivivo que provoca la risa en una Alemania muy diferente a la de los años treinta del siglo anterior. El guion plantea que en el fondo abrigamos un espíritu hitleriano cuando nos oponemos a la invasión foránea de los emigrantes y pretendemos la supremacía racial o patriótica de nuestro pueblo sobre los demás.
 
 
Hitler se queda perplejo al comprobar que ya no se editan los periódicos nacionalsocialistas como el "Der Stürmer" o el "Völkischer Beobachter"
 
El actor Oliver Masucci encarna al mejor Hitler que se haya visto en la pantalla junto con el sombrío Bruno Ganz que lo interpretó en El hundimiento (2004) a las órdenes del director Oliver Hirschbiegel. Tuvo que entrenarse durante dos semanas para adquirir el acento y los tics del dictador alemán. El fruto de dicho adiestramiento es memorable, pues el parecido es increíble, si bien el verdadero Hitler era menos atlético y alto, además de encontrarse francamente deteriorado hacia el final de sus días, especialmente después de sufrir el atentado cometido por Claus von Stauffenberg.
 
 
Oliver Masucci
(Stuttgart, Alemania, 1968)
El actor de padre italiano realiza el mejor papel de su vida
 
Paradójicamente, denuncia la basura televisiva utilizando como medio la propia televisión. A lo largo de la cinta muestra una terca firmeza en el propósito de regenerar la patria. Aprovecha para ridiculizar a los actuales líderes políticos y se encuentra con que quienes le siguen en estos momentos son unos neonazis descerebrados que forman una minoría vandálica. La crueldad con la que mata a un perro “jagdterrier” que le muerde sirve para desenmascarar su verdadero carácter diabólico. El público no le perdona que haya matado al animal, como tampoco una anciana con demencia senil está dispuesta a disculpar que permitiera morir a tantos alemanes en los diversos frentes de la guerra.
 
 
Al inicio de la película se ve una toma aérea de la cúpula actual del Reichstag, edificio que probablemente los nazis quemaron el 27 de febrero de 1933 por odio al corrupto parlamentarismo democrático echándole la culpa del incendio a los comunistas, concretamente a un joven albañil holandés, Marinus van der Lubbe, al que torturaron para que confesara "sí o sí" la autoría del atentado
 
La inutilidad de las dos contiendas mundiales en las que participó  conducen al Führer a la melancolía. Para él, Polonia ocupa ahora parte del territorio germano en lugar de estar ocupada a medias por los comunistas y los nazis. La gente por la calle lo ve como un actor callejero y le piden sacarse selfies a su paso. En un programa televisivo triunfa como si fuera un payaso, salvando de la quiebra a su promotor. Basada en una novela satírica de Timur Vermes, esta adaptación es como un bálsamo que cumple con buena nota la función de reírnos del pasado para sanar heridas sangrientas una vez que ha transcurrido tanto tiempo.
 
 
Impresionante el regreso del austriaco a escenarios céntricos de Berlín como la avenida Unter den Linden o la puerta de Brandeburgo
 
La música de Enis Rotthoff se vale de melodías clásicas que resultan muy agradables acompañando al relato de los acontecimientos. Hitler vuelve a la vida en el lugar de la cancillería donde se suicidó como si hubiera estado hibernando durante setenta años. Podía haberse explotado mucho más el choque que hubiera sufrido al confrontarlo con una actualidad desconocida para él, sin embargo, las pinceladas con las que los guionistas David Wnendt e Ingrid Lausund abordan el asunto bastan para hacer de este film una pequeña delicia a los ojos de los espectadores maduros.
 
(Reseña escrita por Andrés González Déniz)
 
 
A pesar de estar hecha para provocar más sonrisas que risas,
la película goza de intensos momentos desternillantes

martes, 11 de octubre de 2016

El polemarca al que expulsaron dos veces del poder


 
Pisístrato
(Atenas, 607 - 527 a. C.)
Gobernador de Atenas en tres periodos: 561, 559-556, 546-528 a. C.
 
PISÍSTRATO
 
Embellecí Atenas con un templo a Zeus Olímpico
y otro en ofrenda al dios Apolo. Protegí el demos
de los abusos aristocráticos. Hice que Homero,
para conservarse, fuera por primera vez escrito.
 
Construí el primer acueducto ateniense, abrí caminos
y ordené erigir el gran gimnasio del Liceo.
Levanté junto a la Acrópolis el teatro primero
donde se hallaba el altar de Bromio. Fui magnífico
 
 
Ruinas del templo de Zeus Olímpico en Atenas
construido entre los siglos VI y II antes de nuestra era
 
con los pobres y escuché a todos los hombres. La isla
de Salamina la logré recuperar; y Nisea,
puerto de Megara, la conquisté bajo mi precisa
 
estrategia. Formé el partido de la gente plebeya
y respeté las leyes de Solón. Llama tiranía
a mi gobierno la gentuza vil, ingrata y necia.
 
(Poema escrito por Andrés González Déniz)
 
 
Vista actual de la Acrópolis de Atenas con el Partenón
en la parte superior y el teatro de Dioniso en la inferior

lunes, 10 de octubre de 2016

El día que a Elvis le dio por ser un agente federal

 
La reunión tuvo lugar el lunes 21 de diciembre de 1970
 
ELVIS & NIXON
(2016)
 
“Me pongo toda esta basura de ropa y me convierto en un objeto como si fuera una botella de Coca-Cola. Cuando entro en una habitación todos recuerdan su primer beso con una de mis canciones sonando de fondo, tal vez se acuerdan del momento en que su novia les dejó tras ver Blue Hawai, pero nunca me ven a mí, a ese chico de Memphis, Tennessee. Está enterrado. Lo enterraron profundo debajo de joyas y dinero, flashes, maquillaje y fans gritando. Ni siquiera sé si lo conozco aún.”
 
 
El cine es capaz de devolver a la vida lo que hace tiempo murió
 
Este fragmento es uno de los dos más conmovedores de una película seria dirigida por Liza Johnson, el otro es cuando Elvis rememora que 35 minutos antes de venir al mundo un hermano gemelo suyo nació muerto y se pregunta qué pensaría su madre en esa media hora viendo el cadáver de un hijo sobre la mesa de la cocina (tragedia) mientras se esforzaba por parir otro (alegría). Tristemente, esta película ha costado 4 millones de dólares y sólo ha recuperado 1 millón 400.000 dólares del dinero invertido. Hacer auténtico arte y rentabilizarlo muchas veces es imposible.

 
Liza Johnson
(Portsmouth, Ohio, 1970)
Esta directora plasmó un magnífico ejercicio de nostalgia

Lógicamente, si calificamos este film como una comedia le hacemos un flaco favor, porque no está hecha para hacer reír, sino para dar testimonio de un suceso histórico, una anécdota en el despacho oval de la Casa Blanca en Washington ocurrido el 21 de diciembre de 1970. Dos hombres surgidos de la nada, el hijo de un aparcero, en el caso de Elvis; y el hijo de un tendero, en el de Nixon, representan todo lo que los izquierdistas envidian: el éxito que les hace insoportable al implicar el reconocimiento de su propio fracaso. Elvis y Nixon prolongan los cinco minutos previstos inicialmente para su entrevista al ir descubriendo que comparten posturas ideológicas, básicamente el odio al comunismo. A Nixon no le gustan los rockeros y simpatiza con la fobia que Elvis profesa a los Beatles. En realidad se han reunido porque Nixon quiere un autógrafo y una foto para su hija Julie. De otro modo, los representantes de Elvis jamás hubieran conseguido un encuentro entre el rey del rock y el presidente del país más poderoso del planeta.


Michael Shannon
(Lexington, Kentucky, 1974)
Ni de lejos es tan guapo como Elvis, pero se nota que estudió meticulosamente a la celebridad que encarnó en el celuloide

Kevin Spacey está descomunal, increíble, impagable. Su papel de Richard Nixon es absolutamente inmejorable. Lo imita en los gestos, en el modo de hablar, y hasta se le parece en estatura. Por el contrario, Michael Shannon no da la imagen de belleza que Elvis poseía, pero brilla representándolo en un proceso de degradación física y mental comiendo siempre golosinas, bebiendo gaseosa y empeñándose en el disparate de querer ser un agente federal encubierto simplemente por haber sido actor en 31 películas (lo que, según él, lo convertía en un especialista en disfraces), haber realizado el servicio militar en Alemania (lo que le daba la disciplina férrea necesaria y el manejo de armas), además de tener conocimientos de kárate, kenpo y taekwondo (artes marciales que le servirían para reducir a los energúmenos antiamericanos).


Kevin Spacey
(South Orange, New Jersey, 1959)
Alucinante. Perfecto. Sobrehumano. Inigualable. Sin tacha. Asombroso. ¿Cómo es posible que asumiera este reto y lograra salir airoso?

Toda la hermosura facial que Michael Shannon no puede aportar a su personaje la obtenemos en cambio con Jerry Schilling, la mano derecha de Elvis interpretada por el modelo y actor Alex Pettyfer. Su caracterización es tan buena que parece que estemos viendo a alguien de aquella época, sensación a la que contribuyen los decorados y el vestuario exquisitamente adecuados. Incluso el color de la fotografía respeta el toque Kodachrome de los años setenta por momentos y hasta los vehículos, como no podía ser menos, son los haigas de entonces. Entrañable hasta las lágrimas viene a resultar la aparición de la actriz Ahna O’Reilly en el rol de Mary Anne Peterson, una secretaria que enloquece al saber que Elvis va a pasar por su lugar de trabajo.


Alex Pettyfer
(Los Ángeles, California, 1990)
Siendo tan hermoso podía haber sido él quien encarnara a Elvis
 
Nixon sabía que no tenía el carisma de su antiguo adversario John Fitzgerald Kennedy. Por eso, algo de marketing y cultivo de la imagen proyectada al exterior tuvo este encuentro y la fotografía que se divulgó de ese instante. Lo paradójico es que un Elvis deteriorado por el consumo de pastillas de varios tipos tuvo en un momento dado la ocurrencia de luchar contra las drogas que él mismo tomaba.


Ahna O'Reilly
(Palo Alto, California, 1984)
Su papel es tan corto que parece un deslumbrante
destello de lo bien que supo interpretarlo

Alguien que en su vida real fue un pederasta que no se acostaba con mujeres si no eran vírgenes menores de edad, según su viuda Priscila confesó en un biopic que se rodó sobre su vida, es tratado en esta cinta de 86 minutos con la reverencia que un mito exige sin tocar para nada el peliagudo tema de su sexualidad. Aparece desdeñoso y altivo con las féminas que se le acercan, exactamente como se espera de un divo. Una especie de marioneta de trapo cargada de anillos, collares y un cinturón con hebilla gruesa de oro que en el fondo siempre fue, desde que triunfó en el mundo de la canción como intérprete, un pelele narcisista y consentido.
 
(Reseña escrita por Andrés González Déniz)
 
 
La filmación se llevó a cabo durante el año 2015 en Louisiana
(Nueva Orleans y Shreveport) y en California (Los Ángeles)

domingo, 9 de octubre de 2016

Ten cuidado con quienes agregas a tu red social

 
La banda sonora es de Martin Todsharow
 
FRIEND REQUEST
(2016)
 
Película perfecta para jóvenes adolescentes. Cumple el objetivo de hacer pasar una grata velada de cine sin demasiadas exigencias. Tiene todos los ingredientes del cine de terror moderno: tecnología, sustos bien elaborados y sorprendentes, dosificación narrativa gradual, final siniestro y oscuro en contraste con la iluminación del inicio, o referencias a la red social por antonomasia que la convierten en algo muy actual, además de actores protagonistas con un gran atractivo físico. Sin embargo, algo va mal cuando lo mejor de este largometraje es la calidad de su fotografía.
 
 
Alycia Jasmin Debnam-Carey
(Sydney, Australia, 1993)
Hace gala en la película de una feminidad desbordante,
amén de una fe en sí misma como actriz que logra justificar
 
Aquí hay medios, la dirección de la cámara es correcta, la actuación encaja en lo que cabía esperar de ella. ¿Qué le falta a esta película para trascender la calificación intermedia? Quizás espíritu de riesgo, también mayor truculencia y demora en las escenas angustiosas. No obstante, es un buen producto manufacturado en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), con un guion interesante sobre cómo puede escaparse al control del usuario el dominio de su cuenta en Facebook.
 
 
William Peter Moseley
(Gloucestershire, Inglaterra, 1987)
Poseedor de una belleza indescriptible, logra dar la réplica a su partenaire, algo que parecía imposible
 
Alicia Debnam-Carey interpreta a Laura Woodson y además de cargar con el protagonismo de la película realiza un papel brillante destacando por encima del resto del elenco. Pese a su imagen de hija mimada de una estrella del rock, hace un despliegue de belleza y dotes dramáticas difícilmente superable. Su novio en la ficción, William Moseley, da vida a un guapo estudiante de medicina llamado Tyler al que logra dotar de credibilidad. Mejor trabajo desempeña Connor Paolo en el papel de Kobe, un experto informático sobrepasado por las diabólicas fuerzas manipuladoras del mal.
 
 
Connor Paolo
(Nueva York, USA, 1990)
El maquillador acertó al colocarle unas apropiadas ojeras
que iban muy bien con su personaje especialista en ordenadores
 
El director Simon Verhoeven demuestra estar preparado para mayores aventuras porque todo el metraje está muy bien filmado. Incluso se luce en escenas como la del espejo negro en el que Laura Woodson se mira en la primera parte. Claro está que, una vez terminada la cinta, el mejor sablor de boca lo deja Jo Heim, el responsable de la fotografía. No es una película llamada  a ser única en su género, pero sí una película de género cualitativamente digna. Un exponente honesto de lo que la industria del entretenimiento entiende que debe hacerse para pasar un buen rato de miedo.
 
(Reseña escrita por Andrés González Déniz)
 
 
Liesl Ahlers
(Pretoria, Sudáfrica, 1991)
Aunque le tocó el papel de "mala malísima" y aparecer como una psicópata, es mucho más guapa de lo que se refleja en la película

sábado, 8 de octubre de 2016

No es de sensatos ponerse a jugar con el amor

 
Aristogitón y Harmodio
(Copia romana en bronce de la escultura hecha
por Kritios y Nesiotes en el siglo V a. C.)
(Museo Arqueológico Nacional de Nápoles)
 
HIPARCO Y HARMODIO
 
¿Para qué te enamoras, Hiparco, del primer joven
que encuentras? Si sabes, como yo, que del amor al odio
sólo hay un paso. ¿Por qué juegas con el bello Harmodio
a vengarte de la afrenta de su rechazo? No es
 
prudente haberle tendido una trampa. Cleómenes
por eso odiaba a los atenienses, como buen laconio.
Invitaste a su hermana para hacer de kanéphoros
en una procesión, y no resulta grato a los dioses
 
 
Aristogitón
Era el amante o erastés del bello joven Harmodio
(Finales del siglo I d. C.)
(Museo Nacional del Prado en Madrid)
 
que luego le negaras entrar en el ritual sagrado.
El amante de Aristogitón planeó lavar
esa mancha asesinándote. En sueños, un vaso
 
con sangre Venus derramó sobre tu cara. Vengado
por tu hermano, perdiste la vida. ¿Aprenderás
cuando ya es tarde? El deseo te hizo desgraciado.
 
(Poema escrito por Andrés González Déniz)
 
 
Fresco de la tumba del Saltador
(475 a. C.)
(Colonia griega de Paestum en la península itálica)

miércoles, 5 de octubre de 2016

Una película inmortal todavía es capaz de hacerse

 
Rodarla costó 95 millones de dólares
 
THE MAGNIFICENT SEVEN
(LOS SIETE MAGNÍFICOS)
(2016)
 
En principio, al ser un remake de la versión que hizo John Sturges en 1960 basándose en “Los siete samuráis” (1954) de Akira Kurosawa, este largometraje se prestaba a la total desconfianza. Sin embargo, una vez superado el escepticismo inicial, después de haberla visto me atrevería a calificarla de obra maestra absoluta e incluso del mejor western que se haya hecho jamás. La acción es trepidante, la trama no da descanso, el reparto de actores es insuperable, la música de James Horner no es tan óptima como la de Elmer Bernstein, pero sabe acompañar las escenas con el énfasis necesario. No hay un solo reparo que oponerle a esta superproducción: es absolutamente fantástica.
 
 
Christopher Pratt
(Virginia, Minnesota, 1979)
Su caracterización es tan apropiada que parece surgida de un cómic
 
Denzel Washington (Chisolm) se ve en el difícil compromiso de cumplir como protagonista rodeado de un elenco que le pisa los talones. Hasta tal punto es así que Chris Pratt (Josh Faraday) realiza la actuación más destacada. Al malvado antagonista Bogue le da vida un inconmensurable Peter Sarsgaard que logra hacerse repulsivo desde el principio hasta el final. El único papel femenino relevante del film, el personaje de Emma Cullen, lo encarna la actriz Haley Bennett con un coraje feroz y una belleza tan exorbitante que parece extraterrestre. El mundo primario de los pioneros en el salvaje Oeste americano puede verse en este trabajo con honesta nitidez y una amenidad sin desmayo.
 
 
Haley Bennett
(Fort Myers, Florida, 1988)
Es tan buena actriz y tan guapa que parece diseñada por un ordenador
 
¿Cómo pudo el director Antoine Fuqua solventar la papeleta de crear una gran película como ésta sin fisuras? Aquí se han cuidado todos los detalles, no es mérito exclusivo suyo, porque desde el vestuario hasta la fotografía todos los ingredientes escogidos han sido de primera calidad. Ethan Hawke (Goodnight Robicheaux) hace un papel propio de un clásico de Hollywood. Manuel García Rulfo (Vasquez), Vincent D’Onofrio (Jack Horne), Lee Byung-Hun (Billy Rocks) y Martin Sensmeyer (como el guerrero comanche “Red Harvest”) realizan su cometido a pedir de boca, como si el espectador soñara que así debieran hacerlo por imposible que fuese plasmarlo.
 
 
Antoine Fuqua
(Pittsburgh, Pennsylvania, 1966)
Un genio del séptimo arte, mezcla de Steven Spielberg y John Huston
 
Esta película es realmente increíble. Todos los adjetivos para elogiarla se quedan cortos. Quizá su talón de Aquiles ocurre cuando Denzel Washington se ve obligado a comer el corazón de un ciervo, una delicatessen que no resultó muy de su agrado ni demasiado convincente por su parte. También se le nota que intenta ser políticamente correcta con un elenco multirracial, y sobre todo, con un indio matando a otro para liberar de esa carga al hombre blanco. En cualquier caso, he aquí una epopeya del nacimiento de la gran nación estadounidense, una elegía a los valientes que arriesgaron su vida para luchar contra la maldad del ser humano y la perdieron para que otros pudieran gozar de un futuro mejor.
 
(Reseña escrita por Andrés González Déniz)
 
 
A John Sturges (Illinois, 1910 - California, 1992) le hubiera encantado esta revisión de la entretenida película que él dirigió en 1960