lunes, 6 de abril de 2020

Quien vio de niño cómo asesinaban a su familia

 
Flavio Claudio Juliano
(Constantinopla, 331 d. C. - Mesopotamia, 363 d. C.)
Emperador romano en esta estatua caracterizado como Pontifex Maximus y sacerdote del dios greco-egipcio Serapis
(Museo del Louvre en París)
 
JULIANO II EL APÓSTATA
SE JUSTIFICA

Los galileos se aprovechan
de los ignorantes
y en captar a los analfabetos,
dado su número,
basan su crecimiento.
 
Se sirven del lado estúpido
de las almas crédulas
para elevar un gigante Hijo de Dios
que no tiene atributos celestiales.
 
Han elaborado con malicia perversa
un burdo cuento sobre la resurrección,
pero no es más que humo
para poder incensar las conciencias.
 
 
Moneda de bronce hallada en Antioquía con la efigie de Juliano II
(Año 360 d. C.)
 
Mientras se valen de privilegios,
como no pagan tributos, progresan;
y acaparando la docencia
divulgan sus necios mitos.
 
Decir que vino un Salvador
es entelequia absurda porque,
en un mundo de infortunios lleno,
no se sostiene que lo haya redimido
a expensas suyas.
 
Devolveré la verdadera fe a mi pueblo.
 
(Poema escrito por Andrés González Déniz)


"Juliano y los herejes"
(1875)
Edward Armitage
(Londres, 1817 - 1896)
(Walker Art Gallery de Liverpool)