domingo, 15 de octubre de 2017

Cuando Borges hizo escala entre América y Europa

 
Muelle de Santa Catalina con los almacenes de Miller y Cía.
 
LAS PALMAS DE GRAN CANARIA
 
En la ruidosa punta de veinte singladuras
supo alistar con arte sorprendente la noche
ese alivio de mares, ese manso reproche
a las olas derechas y a las tormentas duras.
 
 
Playa de Las Canteras con una pasarela para darse baños de mar
 
Después en mi conciencia dejaron grabaduras
entre zangoloteos bruscos de carricoche
el mercado y la torre, serenísimo broche
juntando calles quietas y celestes alturas.
 
 
Parroquia de Santa María del Pino en la calle Presidente Alvear
 
Algunos caserones pintarrajeados de ocre,
unas cuantas plazuelas, orondas como altares,
el palmar cuya cima la suave noche encierra,
 
 
Risco de San Nicolás sobre plataneras donde hoy está la calle 1º de Mayo 
 
alcores que altivecen la población mediocre...
En ese sitio el alma, quebrantada de mares,
recobró la caricia familiar de la tierra.
 
(Poema escrito por un joven Jorge Luis Borges en 1923)
 
 
El tranvía "La Pepa" avanzando junto a la Plaza de la Feria

sábado, 7 de octubre de 2017

No dejes que la nostalgia tumbe nuestros ideales


  
Tom Petty
(Thomas Earl Petty)
(Gainesville, Florida, 1950 - Santa Mónica, California, 2017)
Músico, cantante, compositor, productor musical e instrumentista 
 
I WON’T BACK DOWN
 
Well, I won't back down.
No, I won't back down.
You could stand me up
at the gates of hell,
but I won't back down.
 
Gonna stand my ground,
won't be turned around
and I'll keep this world
from draggin' me down.
 
Gonna stand my ground
and I won't back down.
Hey, baby, there ain't no easy way out!



Tom Petty decidió convertirse en una estrella del rock cuando vio a los Beatles actuar en televisión, concretamente en el "Ed Sullivan Show"
 
Hey, I will stand my ground
and I won't back down.
 
Well, I know what's right,
I got just one life
in a world that keeps on
pushin' me around,
but I'll stand my ground
and I won't back down.
 
Hey, baby, there ain't no easy way out!
Hey, I will stand my ground
and I won't back down.
No, I won't back down.
 
(Canción compuesta por Tom Petty e interpretada por él
mismo en el álbum “Full Moon Fever” publicado en 1989)
 
 
 
Este disco alcanzó el puesto nº 3 de ventas en Estados Unidos 
 
NO VOLVERÉ ATRÁS
 
No voy a retroceder.
No voy a mirar al pasado.
Podrías verme a las puertas del infierno
que no voy a retroceder jamás.

Voy a permanecer erguido
sin caerme al suelo
por mirar atrás.
Resistiré en este mundo hostil
que intenta hundirme por todos lados.
 
Sé que no va a ser fácil,
pero sostendré mis convicciones
sin permitir que me deprima el pasado.



A lo largo de su carrera llegó a vender 80 millones de discos
 
Creo en lo que es correcto.
Sólo tengo una vida
en una sociedad que sigue empujándome
para que me autodestruya y desmorone.
Lo he jurado:
voy a mantenerme firme sin vuelta atrás.

No hay ninguna salida fácil
y tendré que luchar para seguir incólume.
En todo caso, pelearé por seguir en pie
y no dejarme caer en la tentación
de añorar el ayer.
 
(Traducción de Andrés González Déniz) 
 
 
 
Tom Petty
(1950 - 2017)
I'll never be able to believe that he won't be back again

miércoles, 4 de octubre de 2017

El vándalo chantaje de los separatistas al Estado

 
La violencia callejera, los escraches a las sedes de partidos como el de "Ciudadanos", las mentiras de las agresiones sexuales por parte de las fuerzas policiales, las fotografías antiguas y falsas de heridos en las manifestaciones, la proyección del odio desatado, la intimidación al que piensa distinto: todo vale si proviene del lado de los métodos nazis que utilizan los nacionalseparatistas del independentismo catalán
 
CATALUÑA: LA INSURRECCIÓN
 
"Están tomando el poder y enfrente no hay nadie", dice un paseante de Vía Layetana. No es la primera vez que fuerzas insurreccionales toman el control de Barcelona, ya ocurrió en la República con la CNT-FAI. Tampoco es nuevo que los separatistas utilicen las mentiras como verdades y la exageración y el victimismo como armas políticas. Esperemos que hagan otra vez el ridículo proclamando la independencia y que no haya que recurrir, como en el pasado, al estado de guerra o al estado de sitio.
 
 
Frans Timmermans
(Maastricht, Limburgo, Holanda, 1961)
El vicepresidente primero de la Comisión Europea ha reconocido que para proteger al Estado de Derecho hay ocasiones en que se requiere el uso proporcionado de la fuerza
 
La enfermedad del poder de estos fanáticos ha transformado a muchos ciudadanos en su guardia pretoriana y ha provocado que las instituciones sean desbordadas. Ayer, Barcelona fue ocupada por sentadas y manifestaciones. Atacaron la sede del partido “Ciudadanos”. El poder bajó del palacio a la calle. Se concentraron piquetes de policías apoyando a sus compañeros, pidiendo la dimisión de Rajoy y la cárcel para Puigdemont y Junqueras.
 
 
Pedro Sánchez
(Madrid, 1972)
El abanderado del PSOE se muestra más preocupado por la intervención policial en Cataluña que por defender la integridad territorial de España
 
Los amotinados del Govern pueden declarar la independencia el fin de semana, mientras en Madrid el PSOE pide la reprobación de la vicepresidenta del Gobierno por su gestión en el envío de la fuerza pública. Ha rebrotado la pasión por la destrucción. Las masas apoyan el putsch, con el Parlamento de Madrid ensimismado y el de Cataluña cerrado. En la huelga contrarrevolucionaria —"paro de país"—, piqueteros con banderas cortan las carreteras, cierran colegios, museos y comercios. Paran los arroceros del Delta del Ebro. En resumen: ha estallado una insurrección. No la anarcosindicalista de otros tiempos, sino al estilo socialpatriota, mediante el cual, según Trotski, los agitadores de la burguesía envenenan la conciencia popular.
 
 
Los que presumen de una "revolución de las sonrisas" en realidad llevan mucho tiempo empleando métodos fascistas: arrojaron heces fecales y realizaron pintadas en la sede del partido de "Ciutadans" situada en Hospitalet de Llobregat
 
Esta insurrección cuenta con una dirección que sabe que sin una vanguardia inteligente la energía de las masas se disipa como el vapor no contenido en una caldera. La energía de las nuevas masas recupera el viejo odio a España de los primeros apóstoles del separatismo. En los tiempos de la depresión del 98, con la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, Cánovas decía que la insurrección se acabaría con tres balas (para Martí, Maceo y Gómez). Pero no se acabó. En el sitio de Baler, los españoles fueron cercados por parte de los insurrectos durante 337 días.
 
 
El Banco de Sabadell y Caixabank han perdido en los últimos tres días casi 3.000 millones de euros en la cotización de sus valores debido al empecinamiento secesionista del gobierno catalán
 
El odio a España nació en “La Veu de Catalunya”, donde escribía Prat de la Riba. Después de la derrota de Cavite, cuando España iba al abismo, decían los separatistas: "Estamos clavados a una barca que hace agua, si queremos salvarnos hemos de aflojar las ataduras". Ya llegará el pavor de los ricos con el bono basura, la inseguridad jurídica y un corralito sin el paraguas del Banco Central Europeo.
 
(Artículo de opinión escrito por Raúl del Pozo y publicado
por el periódico “El Mundo” el miércoles 4 de octubre de 2017)
 
 
Raúl del Pozo
(Cuenca, Castilla-La Mancha, 1936)
Escritor y periodista

martes, 3 de octubre de 2017

Farrareferéndum como acta fundacional del Estado

  
España se rompe ante la lenidad del gobierno de todos los españoles
 
GOLPE DE ESTADO

Un golpe de Estado es una rebelión contra el orden constitucional organizada por los líderes de tal alzamiento, puesta en marcha por los secuaces más obedientes y seguida por una parte de la sociedad que es ideológicamente enemiga del sistema político vigente o que ha sido aleccionada y fanatizada para que sirva de carne de cañón o peón de brega. Cuando el golpe de Estado se lleva a cabo contra un orden constitucional legítimo, legítimo por democrático, se trata de un golpe de Estado fascista, ya lo dé Agamenón o su porquero. Que no nos despiste el hecho de que todos los golpistas que en el mundo son y han sido enarbolan retóricamente la libertad y la justicia social. Y, hoy en día, no hay golpista que no lleve en la boca los derechos humanos y que no los ensucie al mentarlos como pretexto para su vil designio.
 
 
En estas horas tristes para la patria común han tenido que ser la Policía Nacional y la Guardia Civil quienes hayan tenido que dar la cara en una Cataluña atemorizada por la opresión separatista para defender el Estado de Derecho, las leyes de nuestra Constitución y la propia democracia tratando de impedir un "farsarreferéndum"
 
Lo que el fascismo catalán ha puesto en marcha este oprobioso domingo 1 de octubre, y que se venía pergeñando desde hace tiempo, es un golpe de Estado. Que tengamos la desdicha de que al otro lado esté Rajoy no cambia nada el concepto: en Cataluña los facciosos han dado un golpe de Estado contra mí tanto o más que contra Rajoy. Un golpe de Estado puede ejecutarse con violencia y sin ella, pues de lo que se trata es de bloquear las estructuras y de anular las defensas jurídicas y políticas del Estado legítimo. El de Cataluña ha sido un golpe de Estado sin violencia y con hábil manejo de los resortes mediáticos, la frivolidad de muchos y la debilidad de nuestras convicciones.
 
 
La alta traición por parte del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el jefe mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Luís Trapero, es el delito al que hemos asistido atónitos quienes creíamos en la lealtad y la honorabilidad de los altos cargos públicos
 
Un golpe de Estado fascista puede toparse enfrente a un gobierno capaz y una sociedad leal a su Constitución y comprometida con los valores democráticos y los derechos fundamentales. O no. En España son muchos los ciudadanos que se consideran “antisistema” porque están contra Rajoy y desprecian nuestro régimen constitucional y democrático porque piensan que ellos deberían cobrar más o tener mejor sanidad aun.  Generalmente se trata de narcisistas poco viajados. Y en España tenemos un Gobierno torpe e incapaz, presidido por un verdadero “zombie”. Por eso, a día de hoy, el sistema constitucional y democrático que muchos españoles, catalanes o no, queremos, está desprotegido y dejado de la mano de Dios. Por eso y porque no hay un Ministerio de Asuntos Exteriores que sepa explicarse fuera de España ni un portavoz del Gobierno capaz de explicarse dentro de España. Y, a todo esto, el Jefe del Estado ha desaparecido también. Ni el Jefe del Estado sale a defender la Constitución y a defendernos. Estamos solos.
 

En manos de estos irresponsables hay quien pretende dejar el destino de Cataluña: ¡Pobres catalanes! ¡Pobres españoles! ¡Vuelven las dos Españas! ¡Qué absurdo disparate! ¡Qué inmensa chapuza!
 
Antes eran los sindicatos y partidos de izquierda los que contra los golpes de Estado protegían la democracia y el Estado legítimo. Aquí ya no. El PSOE duda de si serán progresistas los golpistas catalanes, UGT pide tiempo para pensar y CCOO se suma a la convocatoria de huelga general promovida en Cataluña por la patronal más corrupta y sus hijos de papá. Evidentemente, este sindicato, CCOO, no puede ser el mismo que nació en la mina de la Camocha. Escribo estas líneas a lunes, 2 de octubre, y en la Facultad de Derecho donde trabajo. No me consta que ninguna Facultad de Derecho o ninguna Universidad se hayan pronunciado hoy en defensa de nuestra Constitución, nuestros derechos y nuestra dignidad frente a los golpistas. Debe de ser que hoy a todos les tocaba plancha o que se están depilando los valores.

(Artículo de opinión escrito por Juan Antonio García Amado y
publicado por “La Provincia” el martes 3 de octubre de 2017)
 
 
Juan Antonio García Amado
(Ruedes, Gijón, Asturias, 1958)
Catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de León

sábado, 30 de septiembre de 2017

La insoportable irresponsabilidad de la izquierda

 
He aquí a lo que condujo el lema de la "Liberté, égalité y fraternité" de la Revolución Francesa: un régimen de terror y ajusticiamientos rápidos en la guillotina sin cumplir con garantía procesal alguna
 
LA FASCINACIÓN INSURRECCIONAL
 
A Pablo Iglesias se le ocurrió montar una "Asamblea por la Fraternidad", invitando a una docena de organizaciones de izquierdas en Zaragoza. Estas bobaliconas rimbombancias empiezan y terminan siendo un poco confusas; ya en su mismo epígrafe no quedaba demasiado claro hacia quién se dirigía tanta fraternidad melifluamente concentrada: si a los independentistas catalanes, si a todos los catalanes, incluyendo a Jordi Pujol y al Conde de Godó, si a Marat, Danton y Robespierre, quizás a los mismos convocantes, emocionadísimos al constatar su indomable voluntad de hermanamiento. Se pudieron escuchar cosas maravillosas. Por ahí estaba Noemí Santana, secretaria general de "Podemos" en Canarias, quien en su intervención afirmó que la gente —gracias a su acreditada percepción extrasensorial la diputada identifica a la gente de inmediato— estaba harta de los padres de la Constitución "y lo que quieren es oír a las madres y a las abuelas". Vaya usted a saber las razones que la llevaron a excluir a tías, primas, suegras o cuñadas. La asamblea transcurría así, entre aplausos y ajijides y ceñudas críticas a Mariano Rajoy, tan fascista que estaba dispuesto a impedir una declaración unilateral de independencia, y los comentarios se deslizaban para desembocar en un manifiesto final perfectamente inane —y falsario— cuando algunas decenas de fascistas tarados, camuflados tras banderas constitucionales, se apostaron en el exterior y comenzaron a chillar. Tiraron algunos objetos. Uno de los cargos públicos de la asamblea se acercó a exigir mayor protección a los policías que custodiaban el recinto y le lanzaron una botella que le hirió levemente en la cabeza.
 
 
Noemí Santana Perera
(Las Palmas de Gran Canaria, 1984)
Aún está por determinarse si es mayor su ignorancia que su estupidez
 
Fue el gran triunfo —imprevisto— de la "Asamblea de la Fraternidad". Sin ese grupo de descerebrados de extrema derecha nadie le hubiera prestado ninguna atención. Ha sido extraordinario escuchar el relato de varios diputados canarios. Alguno ha afirmado que temió por su vida. Pero todos ahí, dispuestos a gastar su última gota de saliva contra el fascismo, y con Noemí Santana cantando una letra de Ismael Serrano en el escenario, lo que debió ser lo más aterrador de la jornada. La agresiva concentración de fascistas sirvió a los asambleístas para apuntalar sus metáforas y sinécdoques. Rajoy es fascista, el PP es fascista, España es fascista, Cataluña es un noble pueblo que defiende sus derechos, la libertad de expresión está en juego, fíjense, que hasta nos insultaron y tiraron una botella. Cuando esta misma gente —y sus fraternales amigos— llaman a rodear al Congreso con los diputados dentro, o han pretendido bloquear la entrada o la salida del Parlament, o se concentran vociferantes frente a sedes de otros partidos, o pintarrajean amenazas en las puertas de las viviendas o negocios de sus conciudadanos o impulsan, aplauden o toleran escraches, en cambio, la democracia no está amenazada ni debe sentirse miedo, porque, simplemente, se trata del pueblo en marcha, de la fraternidad vibrando en la calle, de la sana iracundia de las clases populares, de la esplendorosa dignidad de la indignación.
 
 
Pablo Iglesias Turrión
(Madrid, 1978)
Este demagogo infecto que ve presos políticos en España pero no en Venezuela, quizá porque desde allí le financian, ha gritado "Visca Catalunya lliure i sobirana" antes del 1 de octubre, con lo que bien se ve que el asunto no iba de elecciones democráticas sino de destruir España
 
No, nada justifica que doscientos gilipollas griten e insulten a un grupo de ciudadanos reunidos en asamblea, sean o no cargos públicos. Pero las estupideces malabaristas de Mariano Rajoy, esa palmaria incapacidad política ensartada en un ruin anticatalanismo de inspiración electoralista que ha caracterizado al Partido Popular en los últimos quince años, tampoco justifican en absoluto la deriva del Gobierno catalán y de las fuerzas independentistas que le apoyan en el Parlament y en la sociedad civil. Han convocado un referéndum para la secesión de Cataluña sin validez legal ni garantías procedimentales y lo han hecho con una mayoría parlamentaria que representa menos del 48% de los votos (menos de dos millones de electores en un censo de cinco millones y medio). Al suspender la Constitución y el Estatuto de Autonomía han derogado de facto, sin más, los derechos políticos y civiles de los catalanes. Que las izquierdas —con honrosas excepciones, como la plataforma de Gaspar Llamazares— no solo acepte, sino que se preste a difundir esta inversión de la realidad —presentando la España constitucional como un régimen autoritario y a aquellos que se mean en las leyes y los valores constitucionales como víctimas— sólo habla del pésimo estado de salud política, intelectual e ideológica de las fuerzas que se reclaman como progresistas en este país. Por no pensar en una fascinación irreprimible —y con hondas raíces históricas— por las vías insurreccionales para alcanzar objetivos políticos y poner en marcha automática, milagrosa y fulminantemente procesos de transformación social.
 
(Artículo de opinión escrito por Alfonso González Jerez y publicado por el periódico "La Provincia" el sábado 30 de septiembre de 2017)
 
 
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont
Dos políticos zarrapastrosos que en lugar de solucionar problemas los crean y que deberían pagar por sus delitos que se sintetizan en la deslealtad a la Constitución que juraron respetar

viernes, 29 de septiembre de 2017

Sobre un golpe de Estado disfrazado de democracia

  
Estatua de Cristóbal Colón erigida en 1888 al inicio de las Ramblas
 
LA PAJA Y LA BUTIFARRA
 
Si finalmente bajan a Colón de su fálica columna en Barcelona, habría que convencer a la CUP para que Hugh Hefner ocupase su lugar. Ambos pioneros abrieron nuevos mundos al contribuyente, aunque uno se especializó en la geografía exterior y otro en la íntima. El fundador de la revista “Playboy” democratizó la masturbación, y el “Proceso” no es otra cosa que la gran eyaculación del onanismo catalán, una mancha daliniana que se extiende bombeada por el impúdico frenesí de unos narcisos enamorados de su diferencia, sin reparar en que aquí a cada cual le cuelga la suya propia y la usa cuando puede y la Constitución se lo permite.


Hugh Marston Hefner
(Chicago, Illinois, 1926 - Los Ángeles, California, 2017)
Editor, redactor, bon vivant y empresario creador del imperio "Playboy"

Pero será difícil convencer a la CUP. No se puede decir que Hugh Hefner fuera un partidario estricto de la paridad, pues en algunas de sus fiestas se contabilizó a cien mujeres por cada diez hombres. Tampoco la lujosa y lujuriosa mansión de “Playboy” resiste la inscripción en el catastro de sedes antisistema, aunque cuando abrió sus puertas en la puritana América de 1959 levantó bastante más escándalo que la propuesta cupera del regreso a Altamira, con sus esponjas vaginales y sus crías compartidas por la tribu. Qué digo escándalo: el uso propagandístico de crías humanas de encaste netamente catalán es el último hito en la normalización social del despotismo.


 
Este es el pretendido acto fundacional del nuevo estado catalán:
una carnavalada de jóvenes con lavado de cerebro soberanista

El siguiente paso demandará la aplicación de cribas espartanas a los bebés que balbuceen sospechosos fonemas mesetarios, todo ello documentado por la tele autóctona y expuesto en reportajes de sonrosada factura. Hay demasiada gente que exige sanciones ejemplares para Juan y Medio por tijerearle la falda a su compañera y cómplice, pero luego ruega comprensión para una banda de supremacistas que exhiben su madrugador apostolado del odio camuflado de sonrisa. Crearemos súbditos, escolti, pero no sexistas. Esperemos que esos pobres niños, cumpliendo una sana ley histórica, se venguen un día de sus padres.


Los "analfabestias" al poder con los brazos estirados al estilo nazi

Eso hizo Hefner. Educado en el rigor prohibitivo de una familia metodista, el joven Hugh un día cogió la puerta y optó por experimentar la libertad, una ideología que siempre nos parece muy superior a cualquier otra a condición de que la hayamos probado alguna vez. Se hizo periodista. Y después se hizo editor erótico, con los resultados conocidos. Su publicación revolvió cuerpos diabólicos con mentes gloriosas, de Monroe a Margaret Atwood, de Madonna a Truman Capote. Su decadencia se hizo inevitable, no tanto por la gratuidad del porno ubicuo en la era digital —y digital en el más amplio sentido— como por el creciente triunfo del puritanismo intelectual, ése que mientras predica el amor libre encadena el pensamiento salvaje, reacio a la estabulación en las cuadras de lo correcto.


La manipulación ideológica de los niños y su utilización al sacarlos a la calle para cantar himnos y colocar pegatinas recuerda las prácticas de regímenes siniestros como el de Corea del Norte. Ahora barajan usarlos como escudos humanos frente a la policía el 1 de octubre

Aunque el tributo escultórico que brindamos a la consideración de Ada Colau no prospere, ya nadie le arrebatará a Hefner el calor de vivir y morir rodeado de sus seres queridos. Que también fueran queridos por otros es lo de menos. A diferencia de la pulsión nacionalista, que se caracteriza por la restricción de lo ajeno, la pulsión erótica se define por la afirmación del otro, del distinto, y no acepta el sometimiento a criterios territoriales o lingüísticos, más allá de que la lengua pueda jugar un papel interesante en el proceso, menos mayúsculo pero más entretenido que el “Proceso”. Han despedido a Hefner como icono del exceso. Ojalá el lunes empecemos a despedir el 'prusés' como vicio excesivo que mantuvo esclavizados a los pajilleros de la identidad. Todo el santo día pelando la butifarra.
 
(Artículo de opinión escrito por Jorge Bustos y publicado por
el periódico “El Mundo” el viernes 29 de septiembre de 2017)

 
  
En esta paparruchada de referéndum que quieren hacernos tragar el 1-O nos ponen  primero el carro (la república independiente catalana) y luego los bueyes (las elecciones falsamente "democráticas")

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Persiguen unas elecciones en las que votar sí o sí

 
Los soberanistas catalanes ansían un referéndum orgánico como los que se hacían en el franquismo arrojando resultados del 98% de votos favorables y encima imitar al fascismo italiano de Mussolini con su marcha sobre Roma sacando a la gente a la calle, incluidos niños y jóvenes con el cerebro lavado por su tribal egoísmo insolidario
 
¡MÁS VALE TARDE!
 
Si Rajoy hubiera hecho antes la mitad, qué digo la mitad, la cuarta parte de lo que ahora, obligado por la inverecundia o desfachatez, la facundia y el descoco de la patulea separata, está dejando hacer a una pequeña parte del Estado, podría irse a Tallín en vez de regresar a España dejando a Estonia a su suerte. Bien es verdad que allí es ministro de Justicia Urmas Reinsalu, autor de la admirable carta a Tsipras, Pablenin y otros devotos del Gulag explicándoles la obligación moral de todo gobierno de la UE de rendir homenaje tanto a las víctimas del comunismo como a las del nazismo. Y como aquí abundan los que “Paquita la del Barrio” llamaría ratas de dos patas, que justifican el tiro en la nuca en la Lubianka o Paracuellos pero lo condenan si dispara el socio de Stalin hasta 1941, o sea, Adolf Hitler, tal vez la solución a la crisis española sea que don Mariano se vaya a Estonia y don Urmas Reinsalu se venga a España a echarle una mano al fiscal Maza. No es lo mismo que a la civilización la salve un pelotón de soldados, como dijo el clásico Oswald Spengler, que una brigada de fiscales, pero más vale tarde.
 
 
He aquí el apoyo político-militar que reciben los separatistas catalanes
 
Ahora bien, lo que está haciendo Maza, convertido por la deserción de Rajoy en “El Jabato” judicial y policial de España y llamado, por tanto, a la enorme popularidad que ya envidia Baltasar Garzón, es —o debería ser— el comienzo del inicio del principio del aperitivo del entrante de la intervención del Estado para acabar con la 'republika' de los CDR de la CUP. Es tan parecida la tiranía catalana a la cubana —o a la venezolana, como han dicho Felipe González y Santiago Posteguillo— que tras copiar la bandera, hacer que los niños desfilen como pioneros del odio, y calcar el cartel de Lenin barriendo de Rusia a escobazos a capitalistas a lo Godó y frailes a lo Montserrat, ahora han reproducido hasta el logo de los chivatos del régimen castrista, los Comités de Defensa de la Revolución, CDR, cuya misión, a cambio del acceso a la comida y otros derechos, allí prebendas, que la narcocracia castrista niega a los demás cubanos, es denunciar al vecino por algún chiste sobre el “Coma Andante”.
 
 
Carles Puigdemont Casamajó
(Amer, Gerona, Cataluña, España, 1962)
Este racista de dos apellidos catalanes que se cree superior al resto de los españoles es un facha grotesco que debería estar junto a sus mariachis en la cárcel a donde no ha llegado aún porque el gobierno de España no quiere convertir a semejante personajillo en un mártir
 
Los CDR de los cupetarras se dicen “Comités de Defensa del Referéndum”, pero viendo los referéndums en Cuba o Venezuela, se sabe cuál será la pregunta a los catalanes del futuro: plata o plomo. Plata, la que robarían. Plomo, el que, soviéticamente, implementarían.
 
(Artículo de opinión escrito por Federico Jiménez Losantos y publicado por el periódico “El Mundo” el miércoles 27 de septiembre de 2017)
 
 
Federico Jiménez Losantos
(Orihuela del Tremedal, Teruel, 1951)
Un periodista que escribe como su segundo apellido indica