miércoles, 23 de mayo de 2018

El lugar de la casa (Heim) en la montaña (Berg)

 
La ciudad de Bérgamo (Bèrgheim, en lombardo)
perteneciente a la región de Lombardía
 
BÉRGAMO
 
Allí donde los celtas construyeron sus chozas
en lo alto de una cima de los Alpes Oróbicos,
para guarnecerse y otear los peligrosos
movimientos de las tribus hostiles y nómadas,
 
entre los ríos Brembo y Serio, con el Morla
atravesando el poblado, los orgullosos
romanos cimentaron Bergomum, un dichoso
enclave que abría paso al suelo de Roma.
 
 

Capilla de Bartolomeo Colleoni y Baptisterio en Bérgamo
(1472 - 1476)

Atila destruyó la ciudad tras su derrota
en Châlons y Champaña contra Flavio Aecio.
La espada de Marte dejó desoladoras

imágenes de muerte, devastación y fuego.
Los supervivientes se fugaron a las zonas
montañosas escarpadas y al valle del Véneto.
 
(Poema escrito por Andrés González Déniz) 



Piazza Vecchia di Bergamo

domingo, 20 de mayo de 2018

Sobre el origen mítico del arte de coser y bordar

 
"Aracne o la Dialéctica"
(1520)
Paolo Veronese
(Verona, 1528 - Venecia, 1588)
(Palacio Ducal de Venecia)
 
ARACNE
 
La meonia hija de Idmón
vivía en la ciudad de Hipepas
y era su arte en los telares tan asombroso
que las ninfas abandonaban el río Pactolo
para contemplar las maravillas
de sus bordados.
 
Negaba haberlo aprendido de Atenea
y con altanera soberbia la desafió
para que compitiera
a ver si era capaz de pespuntar
una labor más exquisita.
 
 
"Palas y Aracne"
(1636 - 1637)
Pedro Pablo Rubens
(Siegen, 1577 - Amberes, 1640)
(Museo de Bellas Artes de Virginia)
 
La Tritonia,
disfrazándose de anciana experta,
le replica que respete el Olimpo
y se conforme con la fama terrena.
 
Las dos configuran
sobre la fina urdimbre
del hilo que tensan
sabios motivos religiosos.
 
 

"Minerva y Aracne"
(1706)
René-Antoine Houasse
(París, 1645 - 1710)
(Museo Nacional del Palacio de Versalles)

 
Palas ofrece su victoria
sobre Poseidón Egeo,
mientras Aracne traza
las infidelidades de su padre,
el dios de los dioses, Zeus,
con Europa, Leda y Dánae.
 
Minerva se irrita
y su derrota con justicia reconoce
convirtiéndola en araña
con el jugo de la hierba de Hécate.
 
(Poema escrito por Andrés González Déniz)
 
 
"Las hilanderas"
("La fábula de Aracne")
(1644 - 1648)
Diego Velázquez
(Sevilla, 1599 - Madrid, 1660)
(Museo del Prado en Madrid)

jueves, 17 de mayo de 2018

El merecido castigo por menospreciar a los dioses



 
ERISICTON

Al pie de la encina bajo la que Zeus meditaba
y las alegres dríades hacían danzas festivas
enlazándose en corro con sus manos, y con cintas
ciñendo el grueso tronco de cuyas ramas guirnaldas
 
pendían, el temerario Erisicton despreciaba
a los dioses y taló el árbol con un hacha. Caída
la madera al suelo se oyó cómo Ceres gemía
y sangre desde el interior de la corteza manaba.
 
 


Pidieron auxilio las ninfas a la diosa tesmófora

Deméter quien, indignada, decide enviar a Limos
para que reconcoma por dentro al hijo de Tríopas

y su hambre nunca se sacie. La hacienda devora
y la de su padre, vende a su hija a distintos
varones y acaba engulléndose a sí mismo.

(Poema escrito por Andrés González Déniz)

 
"The Dryad"
("La Dríade")
(1884 - 1885)
Evelyn de Morgan
(Londres, Inglaterra, 1855 - 1919)
("The De Morgan Foundation" en Londres)