martes, 5 de julio de 2011

La canción que nunca nos dejará de remorder




TORNERÒ

Rivedo ancora il treno allontanarsi
e tu che asciughi quella lacrima, tornerò.
Come è possibile un anno senza te.
Adesso scrivi aspettami il tempo passerà.
Un anno non è un secolo. Tornerò.
Come è difficile restare senza te.
Sei, sei la vita mia. Quanta nostalgia
senza te. Tornerò, tornerò.

Da quando sei partito è 
cominciato per me la solitudine.
Intorno a me c'è il ricordo
dei giorni belli del nostro amore.





La rosa che mi hai lasciato
si è ormai seccata ed io la tengo
in un libro che non finisco mai di leggere.

Ricominciare insieme.
Ti voglio tanto bene.
Il tempo vola, aspettami. Tornerò.
Pensami sempre sai e il tempo passerà.
Sei, sei la vita mia, amore mio.
Quanta nostalgia.
Un anno non è un secolo
senza te. Tornerò, tornerò.
Pensami sempre sai.
Tornerò, tornerò.

(Canción del grupo italiano "Il Santo California" publicada en 1974)


 


RETORNARÉ

Todavía me parece estar viendo aquel tren
alejándose y tú secándote las lágrimas.
Volveré, aunque me parezca imposible
estar un año sin ti. Escríbeme y aguárdame,
que el tiempo pasará. Un año no es un siglo,
aunque nos vaya a parecer una eternidad.
Regresaré, porque es insufrible estar lejos
de donde tú estés. Eres toda mi vida.
¡Cuánta nostalgia siento sin poderte ver!
Pero no temas, que un día volveré.

Desde que se marchó, me hundí en la soledad.
En torno a mí sólo quedan los recuerdos
de los cálidos días de nuestra pasión.




La rosa que me dejó al partir, ya se secó,
pero sus pétalos los he guardado
entre las hojas de un libro de amor
que no dejaré de leer hasta su regreso.

Recomenzaremos algún día lejano
juntos de nuevo. ¡Te amo tanto!
El tiempo vuela, espérame.
Volveré. Piensa siempre en mí.
Tú sabes que el tiempo pasará
pronto. Eres mi vida, amor mío.
¡Cuánta melancolía vivir sin ti!
Pero un año no es eterno.
Volveré. Recuérdame.
El tiempo no va hacia atrás:
juega a favor nuestro.

(Traducción de Andrés González Déniz)



1 comentario:

  1. El idioma italiano es dulce, romántico...Buen rescate, Andrés. Saludos.

    ResponderEliminar