viernes, 3 de abril de 2009

El músico que sabía demasiado de la vida


Miguel Matamoros luciendo sombrero sandinista

LA COCAINÓMANA

"La conocí una noche de lúbricos placeres
en un burdel infecto de un trágico arrabal.
Ella era la elegida entre todas las mujeres
sensuales y lascivas del dios del bacanal.

No quiero más cocaína,
no me quiero envenenar.
Yo quiero vivir, Celina,
sufriendo la vida real.

No quiero coca, que me sofoco,
a mí la coca, mamá, me pone loco.

Que es gozar un sufrimiento,
el sufrimiento es el goce.
Cuanto más grande es el goce
mayor será el sufrimiento."

Rafael Cueto, Miguel Matamoros y Ciro Rodríguez

SON DE LA LOMA

"Mamá, yo quiero saber de dónde son los cantantes,
que los encuentro muy galantes y los quiero conocer.
Son sus trovas fascinantes y me las quiero aprender.
¿De dónde serán? ¡Ay, mamá!
¿Serán de La Habana, tierra soberana?
¿Serán de Santiago?
¡Sí señor! ¡Cómo no!
Mamá, ellos son de la loma.
Mamá, ellos cantan en llano."


El irrepetible "Trío Matamoros"

SON CUBANO

"Aunque quiera olvidarte ha de ser imposible
porque eternos recuerdos tendrás siempre de mí.
Mis caricias serán el fantasma terrible
de lo mucho que sufro, de lo mucho que sufro
alejado de ti.

Por doquiera que mires verás lobregueces.
Por doquiera que vayas hallarás soledad,
porque todo el que olvida recoge esquiveces
dondequiera que siembre, dondequiera que siembre
la flor de amistad."

Miguel Matamoros (Santiago de Cuba, 1894 - 1971)

1 comentario:

  1. Él sabía la vida. Quiero aprender lo mismo.

    ResponderEliminar