lunes, 13 de marzo de 2017

Flaps y slats no estuvieron listos para el despegue

 
El McDonnell Douglas MD-82 que se convirtió en el ataúd volante
de 154 seres humanos el miércoles 20 de agosto de 2008
 
SPANAIR “SUNBREEZE” JK-5022
 
“Hemos de revisar la lista de procedimientos
necesarios para el vuelo. Llevamos más de una
hora de retraso. Hazlo rápido”. “No hay ninguna
necesidad de volvernos a demorar con esto,
 
 
En el accidente lograron salvar la vida dieciocho personas
 
ya lo miramos antes. Lo haré en un momento,
al fin y al cabo es un viaje rutinario. La ruta
me la sé de memoria”. “¿Viste qué inoportuna
la reducción de empleados por los estamentos
 
 
Estado en que quedó uno de los dos motores turbojet de la aeronave
que se dirigía con rumbo al aeropuerto de Gando en Gran Canaria
 
que dirigen la compañía?” “Ya ves que el técnico
se limitó a desconectar un relé en lugar
de solucionar el problema del sensor eléctrico”.
 
 
El sistema de alerta TOWS no funcionó porque la desactivación
de una sonda de temperatura le afectó dejándolo desconectado
 
“¡Dale aún más potencia, a ver si despegamos!”
“¡El avión se desnivela, nos vamos a estrellar!”
Explosión, humo y sangre. Fuselaje calcinado.
 
(Poema escrito por Andrés González Déniz)
 
 
Placa conmemorativa en el aeropuerto de Barajas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada