sábado, 20 de febrero de 2010

Sobre el error de que me tomen por quien no soy


Erato
Musa de la poesía amorosa
(Gliptoteca Carlsberg en Copenhague)

EL CLUB DE LOS POETAS RIDÍCULOS

Se creen dioses inmaculados y son mortales.
Les pirra tener una corte de aduladores.
Barajan las palabras como francotiradores
y se piensan que son exquisitos y especiales.


Calíope
Musa de la poesía épica y la elocuencia
(Museo Sanssouci en Potsdam)

Consideran su ombligo lo único importante.
Desprecian versos ajenos por no ser portadores
de sus propios criterios. Se tienen por los mejores
y sólo son una mole de estiércol gigante.


Melpómene
Musa de la tragedia y el canto
(Museo del Louvre en París)


Mientras menos leen, más presumen de lo que saben.
Andan todo el tiempo suspirando por medallas,
laureles, copas, premios, congresos y recitales.


Talía
Musa de la comedia y la poesía bucólica
(Museo Pío-Clementino en el Vaticano)

Todas las maniobras mafiosas posibles les caben
por ser una piara narcisista esa morralla
de bobos engreídos y cursis sentimentales.


Polimnia
Musa de la poesía lírica y sacra
(Museo Sanssouci en Potsdam)

3 comentarios:

  1. Cuanta belleza encierra la modestia,
    La más bella poesía.
    Gracias por tu invitación a la reflexión de los poetas.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por lo que leo, en la poesía pasa lo mismo que en todas las profesiones, aficiones, aspiraciones... Solo egos, y bolsillos, sedientos.

    Un abrazo.




    John W.

    ResponderEliminar